Un programa cuyo propósito es evitar el proceso que puede prolongarse al momento de ser fichado en una prisión le está dando una segunda oportunidad a personas que son arrestadas por intoxicación pública. Bajo la discreción del oficial, una persona que no haya cometido ningún crimen aparte de estar bajo la influencia en público, puede ser admitido en estos dormitorios.

Arely Martin

View all posts

Add comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *