Cuando salen de su casa no se imaginan que vayan a ser blanco de los amantes de lo ajeno y que su hogar sea vandalizado. Desafortunadamente para una señora de Tulsa, ella fue víctima  de este crimen no una sino dos veces.

Juan Arellano

View all posts

Add comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *